Comentario: "inserción social"

Nos encontramos en estos días con el siempre eterno problema de la integración social de un grupo de personas de étnia minoritaria en un barrio de las afueras de la ciudad.
Desde el grupo de gobierno local de Benavente lo que se está haciendo no es gran cosa, se dedican a sacar balones fuera, intentando colocar un gol a la diputación provincial en lugar de poner solución desde dentro, como Dios manda.
Si no ven la solución, desde aquí, y aprovechando la ocasión que se me brinda quiero orientar hacia la luz a estos políticos locales, que me parece, ya llevan tiempo dando palos de ciego allá por donde van.
Pues bien, la solución no pasa por programas inoperantes llamados de integración e inserción social y demás galimatías técnicos cuyo denominador común es considerar a las étnias minoritarias como “objetos a reformar”, sin tener en cuenta su propia identidad cultural y dignidad humana. La solución está en aplicar una política social que contenga un conjunto de medidas útiles, cuales, se preguntará la concejala responsable del área, pues nada más sencillo que intentar una inserción de estas gentes tan dignas como otras, de otras clases sociales, a través de la educación y el empleo. Soluciones como “becas estímulo” que se están aplicando en otras ciudades sería un buen comienzo. Estas becas que apremian los buenos resultados académicos incentivan el estudio y no pensemos que esto sería derrochar el dinero porque en otras cosas se gasta más y con menos beneficios para el pueblo como todos sabemos.
Desde el gobierno local de Benavente se tiene que ir hacia el camino de la discriminación positiva, a través, de dos sumandos esenciales que no son otros que los que vengo repitiendo a lo largo de mi comentario; educación y empleo, y no conozco mejor forma de generar empleo que dando formación, en pocas palabras si les damos la caña ellos mismos pescaran sus propios peces, ellos solos se integrarán a la sociedad paulatina y dignamente y, el problema se esfumará.
Esta creo que esta es la línea a seguir para solucionar problemas y, no esconder la cabeza bajo tierra como avestruces y tratar de que otro me resuelva los problemas de mi casa, que es la casa de muchos benaventanos de bien.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.