El Ayuntamiento de Benavente bate records en licitaciones que quedan desiertas cuyo valor ronda el medio millón de euros.

Otra evidencia de la deficiente gestión del Equipo de Gobierno de PSOE e IU.

 

No es que el Equipo de Gobierno ahorre, sino que es incapaz de invertir en lo que presupuesta. Y esta es otra prueba más de ello.

 

Durante los tres años que van de legislatura en el Ayuntamiento de Benavente, PSOE e IU han batido records en licitaciones desiertas, un ejemplo más de lo que representa una deficiente gestión municipal. Alguna de las licitaciones incluso en varias ocasiones.

 

Remodelación de la zona de juegos infantiles de la Mota, suministros de lámparas de led, vehículos destinados al trabajo de la Policía Local, recogida de aceite vegetal, enajenación de vehículos abandonados, obras en el frontón de la Rosaleda, esta última en más de una ocasión.

 

Y en algún caso porque el Equipo de Gobierno no hizo los trámites como debía, como sucedió con la licitación para la obra de los cuestos de Honduras, que se retraso más de un año, entre otras razones, porque la licitación salió por una cantidad menor de la que el Equipo de Gobierno había consignado para la ejecución de dicha obra.

 

Son muchos los proyectos en los que el Alcalde ha sido incapaz de hacer los deberes y por los que, como mal estudiante, ha tenido que repetir los procesos, malgastando los recursos públicos y condenando a los ciudadanos al retraso del disfrute de estos servicios públicos.

 

El dinero para su ejecución ha figurado en los presupuestos en diferentes anualidades y en algunos casos sigue pendiente de su ejecución, como es el caso del cierre del frontón de la Rosaleda o la remodelación de los juegos de la Mota.