El PP responde a la desfachatez del concejal de Medio Ambiente.

No se ha logrado revertir la práctica, por la inoperancia y la desidia del concejal del área.

 

El PP avisó de lo que podía suceder desde un primer momento, pero el equipo de gobierno hizo caso omiso.

 

 

Desde el PP queremos responder a la desfachatez del Concejal de Medio Ambiente, D. Manuel Buron, en relación a los vertidos de escombros incontrolados, así como a la eficiencia de su iniciativa.

 

El PP avisó desde un primer momento sobre la idoneidad de la ubicación de los contenedores, a lo que el equipo de gobierno hizo caso omiso, para verse obligado después a modificar su ubicación por un informe de la Policía.

 

Los vertidos incontrolados en diferentes zonas han seguido produciéndose pese a la colocación de los contenedores, por lo que la gestión del concejal de medio ambiente podría ser definida con sus propias palabras: “desidia e inoperancia”. Pero con el agravante de que es un concejal a tiempo completo en el ayuntamiento.

 

El ayuntamiento ha pagado por todos los conceptos entre 2016 y 2017 más de 34.000 € a la empresa encargada del reciclaje de residuos.

 

El PP, pese al coste que suponen dichos contenedores, al que se sumará ahora el de las cámaras que se pretende instalar, no se ha opuesto a que se ofrezca dicho servicio, pero se ha demostrado en demasiadas ocasiones que algunos de los residuos que se han depositado no eran los autorizados y que tampoco se ha controlado adecuadamente el llenado y posterior retirada de los mismos, pese a que así lo anunció el concejal del área.

 

Otra muestra más de que ha fallado la gestión realizada.

bty

btr